sábado, 25 de agosto de 2012

CHINA ADOPCIÓN. ORFANATO DE YANGZHOU, PROVINCIA DE JIANGSU


LA VISITA A UNO DE LOS MEJORES ORFANATOS DE CHINA

DONDE INTERVIENEN A NIÑOS CON FISURA PALATINA Y LABIOS LEPORINOS, ADEMÁS DE OTRAS PATOLOGÍAS



ABRIL 2011



Arriba: edificio donde residen los ancianos. Foto de la izquierda: edifico donde viven los niños. En Abril hacía un calor de bochorno impresionante, por esa razón no usaban demasiado su bonito jardín.


Yangzhou es una ciudad próspera. Abundan los coches de marca y un ir y venir de personas al trabajo en un mar de bicicletas. Pero en sus alrededores pueden verse muestras de menor riqueza. El orfanato destaca de entre casas más humildes rodeadas de talleres y pequeños comercio


En realidad no es sólo un orfanato, sino como suele ser habitual en China, una Casa de Bienestar donde también disponen de una residencia de ancianos. Este es el edificio donde residen los niños y el que visitamos.

Yangzhou es una ciudad próspera, cercana a Shanghai y a Nanjin. Es bastante grande, aunque eso no sé si es decir mucho de una ciudad de China. Está muy cuidada, sobre todo el centro: edificios bajos, el techo negro y las paredes claras se alinean a las orillas del río que por la noche es iluminado con multitud de colores.

Volviendo al reciento, el edificio del orfanato  fue construido en el año 2009. Nuestro hijo no llegó a estrenarlo, le adoptamos 6 meses antes.

                                           "Antiguo" orfanato, en 2009 edificaron el nuevo

Podemos garantizar que las instalaciones son exactamente como aparecen en la página web. Espectaculares.

MAQUETAS DE LAS INSTALACIONES

SE PUEDEN VER EN LA SALA DE

RECEPCIÓN, LUMINOSA Y ESPACIOSA



Extremadamente limpio, con mucho espacio y afortunadamente para el pueblo chino, con pocos niños: unos 20 niños de ambos géneros con edades comprendidas entre los 2 y los 4 años. Niños muy, muy alegres, que circulaban entre las diferentes salas de juegos y dormitorios con confianza.


(Nota: las fotos están en tamaño pequeño con objeto de proteger las imágenes de los niños)


 La visita cumplió con creces nuestras expectativas. Nos recibió la Jefa de Administración, la persona con la que contacté a través de su web y que nos invitó a verles. Para hacer más relajada la espera mientras estábamos preparando el viaje, se tomo la molestia de enviarnos fotos de Yang Jun Liu cuando estaba con ellos.



El tono de la visita fue organizado pero informal, pudiendo movernos libremente por todas las salas que podemos asegurar eran muchas. También estubimos con los niños con total confianza por su parte  y por las de las cuidadoras.

Cuando el personal sabía que estaba allí uno de sus niños, salían a vernos y al reconocer a Yang Jun Liu daban muestras de alegría.


Pero el niño no recordaba a nadie y tampoco le importaba. Desde el principio se fijó en un oso de peluche y era lo que llamaba su atención todo el tiempo. Lo arrastró por todos los pasillos.


Cuando llegamos, las cuidadoras estaban hablando entre sí sentadas en semicírculo al fondo del pasillo, rodeadas por los pequeños que se subían a sus brazos y se bajaban con la misma velocidad que vinieron a vernos diciendo: pa-pa, ma-ma (en chino suena igual que en español).


Una de las cuidadoras, lo había sido de nuestro hijo tan sólo 2 años antes y vino emocionada a cogerle en brazos.



Pero él, así como su hermana, no pensaban en otra cosa que acompañar en sus juegos al resto de los niños.














Tenemos muchas fotos de esos momentos, pero no nos parece adecuado publicarlas sin autorización de sus futuros padres.

Si alguna persona de las que leeis esta publicación, habéis adoptado en este orfanato y creéis que podemos tener fotos de vuestro bebé,  poneros en contacto sin dudarlo con nosotros y os ayudaremos en lo que sea necesario.


El edificio se distribuyen en diferentes salas de juegos y comedores, adaptados a las diferentes edades de los niños. A los mayores de tres años les llevan a un colegio cercano, vimos cómo venían con su cuidadora en una fila ordenada.

 Sala de los bebés, no pudimos entrar con objeto de proteger su salud. La foto está hecha desde la cristalera del pasillo central.
 Los Ositos también visitaron el orfanato con
nosotros. Menos mal que había dos.
 Sala de juegos de los mayores. El orfanato se les ha quedado grande, sobran salas.
 Hay varias fotos por los pasillos de los orgullosos empleados y de cómo son formados por los médicos voluntarios.

 En todo momento sorprendía la soltura con la que nuestros hijos visitaban el orfanato, y más teniendo en cuenta que veníamos de visitar el orfanato de la niña en Leizhou (provincia de Guangdong), una Casa de Bienestar bastante diferente de la que estábamos visitando.



Este, es un orfanato que está acostumbrado a las visitas y se notaba también en lo habituados que estaban los niños a ver occidentales.



Disponen de una sala de exposición, donde hay fotos de carnet impresas en la pared de todos los niños que han sido cuidados allí. También muestras regalos y fotos que han enviado las familias tras la adopción. Y por si fuera poco, un reportaje completo y didáctico sobre las operaciones de labios leporinos y fisuras palatinas.


Este orfanato es reconocido en la zona por su hospital (que también pudimos visitar), donde operan cirujanos voluntarios de Hong kong. Junto con la sala de psicomotricidad, están preparados para atender a pacientes de la región.

 
Incluso tienen habitaciones para los padres de niños que no viven en Yang zhou y que tienen que permanecen ingresados varios días.

Todo nos pareció tan fácil e idílico, que se nos olvidaba que en realidad esos niños no tenían padres (todavía). Pero es porque les rodeaba gente que les quería y entre todos, parecían una gran familia.

No es de extrañar, que el primer día que adoptamos a Yang Jun Liu, se durmiera en los brazos de Javi. Esa confianza que depositó en nosotros desde el principio, la había practicado con sus cuidadoras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario